31/8/08

Leyendo a Epicuro en el tren



Ya no hay dioses
a quienes pedir
clemencia

Estamos solos

sin conciencia ni sueños

con el alma
que no inquieta



LLEGINT EPICUR AL TREN
Ja no hi ha déus
als qui demanar
clemència

Estem sols
sense consciència ni somnis
amb l'ànima
que no inquieta



traducción al catalán: Pere Bessó
____________________________

2 comentarios:

JOSÉ MARÍA PALLAORO dijo...

¡Gracias, Pere, por este hermoso regalo!
Todo el bien para vos, un fuerte abrazo desde City Bell,
josé maría

Anónimo dijo...

muy bueno! Uno de los tantos desamparados (metafisicamente hablando) te saluda