5/11/16

Ladrillo encima de ladrillo encima de ladrillo


OSCURA PARED DEL AMANECER


Ladrillo encima de ladrillo encima de ladrillo
construí la casa.
Estas cuatro paredes
me pertenecen.

Y son o es, en el plural de lo singular,
el puente centrado entre las dos
orillas del jardín. Ahora el frío

no permite adentrarse al verdor de ayer
y seco áspero de hoy. Cuando el sol
suba más allá de la medianera

saldré con la bolsa de los mandados
a juntar naranjas de un lado y otro,
y al anochecer exprimiré el deseo

en cápsulas para no soñar.


.


Lo oscuro hace pensar la noche.
Hojas desprendidas de los arbustos
arremolinan un humo esférico
engordado en sus puntas.

De los dos misterios, elijo
el blanco; y si se va, el negro;
y si se va, es el amanecer.


.


El amanecer se llenó de ombligos.
Como hizo mi madre
los guardé en un frasco
inmenso de transparencia.
Ahí descansan. Ahí, sumergidos,
tal vez, se abrasen.



City Bell, junio de 2012.
Foto: JMP. Naranjas.