2/11/09

Acerca de "Pájaros cubiertos de ceniza"

Pájaros cubiertos de ceniza
José María Pallaoro
Libros de la Talita Dorada, 1999
Poesía, 96 pp.


por Rubén Sacchi

La poesía de Pájaros cubiertos de ceniza sosiega el alma. Desde la cubierta -dibujo infantil de la, entonces, pequeña Valentina Ascolese- a todo su contenido.
Y no es que su temática sea complaciente. Por el contrario, no deja tópico sin abordar en profundidad, pero lo hace de una manera contemplativa. Del mismo modo que tienen los maestros orientales de hablar con serenidad, y aún bellamente, ya sea de la vida o de la muerte.
Será por eso que alude en más de una oportunidad al poeta chino Li Po y quizá coincida con él en que “El mundo está lleno de pequeñas alegrías; el arte consiste en saber distinguirlas”.
En ese sentido, se sumerge en dolores y ausencias pero vuelve a revivir en la frescura de las muchachas o un paisaje sencillo, de barrio, de césped y retamas, ese escenario que lo vio nacer y le heredó un lenguaje para que siempre lo acompañe.
Un trabajo que lleva diez años de editado, aunque aún puede conseguirse en la editorial. Incluye un final a toda orquesta, con poemas ambientados en diferentes ritmos y géneros musicales, para acabar despidiéndose: “El/ está/ solo// y// no/ le/ basta”.
(Publicado en: DesmenuzArte Mejor de Rubén Sacchi)
_

Gracias, Rubén, por el comentario.
_