7/11/10

Perdernos y encontrarnos


UNA VENTANA

Obcecado y tosco y cursi
impedido de arrojar piedras
a la ventana de tu corazón

Está bien
pude haberlo hecho mejor
Colocar el artefacto
que nadie se atrevería
a desactivar

Perdernos y encontrarnos
en la médula profunda
de los ojos

La canción que juntos
no compusimos
hoy
sin importarnos del mañana

3 comentarios:

CarSur dijo...

Menos mal que en algunos momentos oscuros vuelve la poesía, nuestra única y verdadera amante. Gracias JM.

Germana Martin dijo...

Bienvenido el hoy a tu poesía!
Deliciosa turbulencia que acaricia

José María Pallaoro dijo...

Gracias, queridos amigos, todo el sol y la gratitud.